Un cuento de hadas donde se mezcla la música de Wagner con el licor de rosas, en una tierra donde un "si" significa "no". Una tierna comedia que nos explica como Orfeo bajó a los infiernos para recuperar un antiguo amor.

 

!Porque Shakespeare nunca dijo cuánto pesaba su Julieta!

VENTURA PONS

1993
ROSITA, PLEASE!
ROSITA, PLEASE!

¿Qué pasaría si Rosita, una oronda y temperamental diva de ópera abandonase precipitadamente el rodaje de Tristán e Isolda, en Hollywood al enterarse de que la productora no quiere ofrecerle el papel protagonista de la próxima película, Romeo y Julieta?

¿Y si Rosita viajara a Bulgaria tras aceptar una invitación de Frank, un amigo de juventud que ha abierto un restaurante de cocina valenciana en Plovdiv para olvidar un antiguo amor?

¿Y si, además, Quim, un ex-amante de Rosita que en 24 horas ha perdido su trabajo, su casa, su ropa, la memoria y una misteriosa maleta llena de dinero, se encontrara con la diva en el aeropuerto de Sofia, y ésta intentara seducirlo aprovechando la amnesia de su joven amigo?

¿Y si un filtro de amor provocase que, en una visita turística al Monasterio de Rila, Quim se enamorase locamente de Tina, la joven cantante de ópera que va a hacer de Julieta, y que resulta ser la ex-novia de Frank?

¿Y si la mejor amiga de Tina, Manoli, una guia turística gravemente acomplejada por sus traumas infantiles, acabase citándose con Frank?

¿Y si, para acabar de liarla, el productor de la película viajase a Bulgaria con la intención de hacer regresar a Rosita, pero que fuera víctima otra vez de un elixir mágico y se enamorase del conductor del autocar turístico de Manoli?

Un cuento de hadas donde se mezcla la música de Wagner con el licor de rosas, en una tierra donde un "si" significa "no". Una tierna comedia que nos explica como Orfeo bajó a los infiernos para recuperar un antiguo amor.

 

!Porque Shakespeare nunca dijo cuánto pesaba su Julieta!

 
ROSITA, PLEASE!

MAKING OF

VO/
 
ROSITA, PLEASE!

Habla el director

 

Bulgaria ha sido, en el fondo, un pretexto, un decorado. Lo que importa es la historia que explico: una comedia con nuestra mentalidad situada en un contexto insólito.

Mi jefe de producción, Josep Guerrero, me había hablado de Bulgaria hacía tiempo, y no paraba de explicarme los medios fantásticos con que podría rodar mi nuevo film.

Bulgaria tiene una infraestructura que aprovechamos al máximo: los estudios, los decorados naturales, los especialistas, son medios con los que normalmente no trabajo. Y es que, en el fondo, esta película es un lujo… un lujo búlgaro.

La relación calidad/precio de los acabados nos es favorable. Creo que en ningún otro país europeo hubiéramos podido sacar tanto jugo por poco dinero.

 

Los estudios de Boyan, en Sofía, son inmensos, y no existe nada igual aquí, ni tampoco en la mayoría de los países del mundo occidental. Hasta hace poco, se rodaban más de 40 películas anualmente. En estos momentos, el ritmo es de 6 o 8 largometrajes por temporada: la mayoría extranjeros y muy poco autóctonos.

En los estudios búlgaros hemos contruido la parte interior del hotel Plovdiv, un decorado y un camerino de Hollywood. Tardaré en volver a rodar otra vez en estudios porque, aunque son realmente fantásticos, no están habitualmente a nuestro alcance.

 

Es cierto que me gusta trabajar en familia, con un mismo equipo. Los actores deben adaptarse al personaje, no me gusta que entren en él a la fuerza. En el caso de Amparo Moreno y Àngel Burgos, dos grandes artistas con quienes me entiendo de maravilla, están perfectos en su papel.

Me decidí por Joel Joan y Ariadna Planas porque son jovenes actores muy frescos, y necesitaba justamente esto para mi nueva comedia. Estoy muy satisfecho de mi elección. Con Mercè Arànega me ha pasado aquello de a la tercera va la vencida, porque estuvimos a punto de trabajar juntos en dos anteriores películas mías, pero al final no pudo ser. Hemos congeniado muy bien y los resultados son excelentes. Estoy seguro de que el público se lo va a pasar muy bien con ella. Está espléndida.

 

En la película han trabajado 61 técnicos búlgaros y otros veinte catalanes, 27 equipos de transporte material y cuatro ambulancias, nueve especialistas para el doblaje de escenas de acción, cinco traductoras, una orquesta de 25 músicos… En el apartado de casting, además de los cinco protagonistas catalanes, hay tres búlgaros, más de cincuenta secundarios, también búlgarosy, literalmente, centenares de extras.

En febreo fuimos a Bulgaria donde vimos más de 60 primeros actores para escoger los tres papeles importantes, y después, buscar los papeles complementarios. Confieso que me gusta mucho su nivel de interpretación, incluso el de los pequeños papeles: la turista, la camarera, el pope… Y es que en el fondo me ha parecido un poco como en el cine americano, donde los secundarios son tan o más importantes que los actores principales.Rodamos en lugares absolutamente preciosos, como Koprivchtitsa, el monasterio de Rila donde estuvo a punto de filmarse El nombre de la rosa, la ciudad de Plovdiv, o la capital Sofía, donde pudimos cerrar el aeropuerto para nosotros durante tres noches.

También tuvimos acceso a museos, a la Academia de Ciencias y a la de Arquitectos.

 

Ventura Pons

 

 

 
ROSITA, PLEASE!

 

GUIÓN, DIRECCIÓN y PRODUCCIÓN

VENTURA PONS

 

GUIÓN

JOAN BARBERO

 

DIRECTOR DE PRODUCCIÓN

JOSEP GUERRERO y TRAIKO IVANOV

 

MÚSICA

CARLES CASES

 

FOTOGRAFIA

JOSÉ GARCÍA GALISTEO

 

MONTAJE

JORDI PUIG

 

ART DIRECTOR

ROSA ROS

 

SONIDO

DANIEL JABAL i ANTOANETA GUEORGUIEVA

 

Una producción de Els Films de la Rambla, S.A. con la colaboración de Televisió de Catalunya, S.A.

 

 
ROSITA, PLEASE!
 
ROSITA, PLEASE!

 

Bogotá y Medellín (Colombia)

Sofía (Bulgaria)

Dublín (Irlanda) 

 

Premios:

Premis Generalitat a Mercè Arànega (Mejor Actriz)

 

 

 

 

 
ROSITA, PLEASE!

ELS CAVALLERS LES PREFEREIXEN PRIMES

L'arrencada frenètica d'aquesta història és ja una invitació al joc de despropòsits i paradoxes que vertebrarà el guió: el provocatiu pròleg en un impossible Hollywood de cartró pedra, on té lloc un no menys impossible rodatge de Tristany i Isolda, ve a recordar-nos que, en el món de l'òpera, una prima dona no coincideix exactament amb una dona prima; el detall té la seva importància quan la cantant que fa d'Isolda s'assabenta que el seu director no pensa contractar-la com a protagonista de la versió de Romeo i Julieta que té previst rodar a coantinuació. No sense raó, la diva malcarada ens recorda que Shakespeare no va especificar quants quilos havia de pesar la bella filla dels Capulet i, feta aquesta afirmació, planta el rodatge del Tristany per fugir cap a Bulgària.Aquest escenari estranger "plató recent d'altres produccions del cinema català" ha estat utilitzat per Ventura Pons i la decoradora Rosa Ros sense cap dissimulació: més aviat s'ha aprofitat com un element que jugués a favor de la història. Per la resta, el film repeteix en bona mesura els ingredients ja treballats amb èxit en les anteriors comèdies de Pons, tot i que es pot parlar d'una certa evolució cap a registres cada cop menys realistes i més obertament caricaturescos; l'amnèsia inversemblant d'un dels personatges, les reaccions que provoca el filtre amorós, la maleta plena de diners, el joc de casualitats portat a un extrem volgudament desmesurat, en són exemples clars. Però el que més vincula aquest film amb els precedents és sobretot el bon resultat aconseguit en el terreny de les interpretacions. Altre cop cal valorar el risc per descobir-nos cares noves (com Ariadna Planas, perfectament desimbolta en l'interior de la comèdia), i la saviesa amb què el director extreu els millors registres expressius d'estrelles ja merescudament consagrades. No cal que els recordi, en aquest sentit, que Rosita, please! és també un film afectuosament consagrat a la sempre excel.lent Amparo Moreno, presència carismàtica i insubtituïble, que presideix amb el seu ofici aquesta nova incursió de Ventura Pons pels atractius camins de la comèdia cinematogràfica.

Núria Bou

Avui

COMEDIA BALCÁNICA Y VOLCÁNICA

Con què t'hi jugues Mari Pili?, el tándem Ventura Pons-Joan Barbero dinamizó la comedia catalana como recientemente sólo había procurado la Vergés en Boom Boom. Una comedia catalana fresca y eixerida pero, aun siendo tremendemanete localista en el fondo, una comedia catalana puesta bajo la advocación de la clásica screwball comedy americana, hawksiana, loca, frenética y trufada de personajes que se cruzan y entrecruzan, se enredan y desenredan, y con un equipo de actores espontáneos, más que notables, en los que destacaba una secundaria genial, la enorme -en todos los sentidos- Amparo Moreno. un año más tarde, Pons, Barbero y varios de los actores de Mari Pili volvieron a la carga con otra comedia cortada por los mismos patrones, igualmente divertida, aunque, por la repetición de la fórmula exenta de sorpresas: Aquesta nit o mai.

 

Peligro: esa fórmula se vuelve a repetir una vez más en Rosita, please!, una temeridad que me llevó el pasado viernes a su estreno con la mosca tras la oreja. Salí feliz: no sólo es mejor que Aquesta nit o mai, sino tal vez la mejor de la trilogía, la más acabada en su factura y en su diseño de producción y la más movida en escenarios, ya sean interiores o exteriores: rodada casi toda ella en tierras de Drácula, parajes bien escogidos en los que se mueve una fauna entre encuentros y desencuentros, ligues varios, cambios de pareja y extraños elixires de amor. Su variedad de escenarios casi oculta que estamos ante un vodevil clasicote y ante un guión muy Mari Pili. Cierto que hay escenas no acabadas de pulir, pero el ritmo es constante, los enredos bien tramados y los actores en su salsa.

Jordi Batlle

Guía del Ocio

El UNA COMEDIA MUY ORTODOXA

Buen conocedor de la mecánica teatral y al mismo tiempo cinéfilo que supo pasar de la teoría a la práctica, Ventura Pons se siente muy a gusto en el terreno de la comedia. Un género con frecuencia vilipendiado pero particularmente difícil y esquivo con los insensatos que, carentes de modestia, lo abordan desconociendo sus reglas. El simple engarce de cuatro chistes nunca proporciona ese ritmo interno que evita el desplome de un edificio cuyos cimientos deben ser sólidos.

 

Maestro elevado hoy a la categoría de deidad gracias a Fernando Trueba, Billy Wilder sentenció que "en una comedia, la geografía debe ser clara y precisa. Adornar es fácil. Y no se debe sacrificar todo al estilo y nada al contenido". Ventura Pons ha tomado buena nota de esa lección y en el espacio de cuatro años ha ejercido de productor y director en tres comedias: "Què t'hi jugues Mari Pili? -un gran éxito del cine catalán en 1992-, "Aquesta nit o mai" y, ahora, "Rosita, please!".

 

No por azar, esas tres comedias -sin olvidar "Puta misèria", rodada en 1989 y que era una tragicomedia- están habitadas por Amparo Moreno. La complicidad entre Ventura Pons y esa gorda de todos los diablos, capaz de adueñarse de cualquier papel con pasmosa facilidad -los buenos actores nunca transmiten sensación de dificultad en sus interpretaciones-, alcanza su cénit en "Rosita, please". Director actriz comparten su complicidad con el espectador desde el mismo arranque de la película, una filmación de "Tristán e Isolda" -el filtro mágico se convierte en pretexto de la función o, si se quiere, en McGuffin hitchcockiano- cuya seriedad se hace añicos rápidamente. A partir de ahí, "Rosita Please!" acumula situaciones, cambia de escenarios vertiginosamente y desemboca en un final, también enloquecido, donde todo encaja.

Lluís Bonet

La Vanguardia

Please reload

 
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2015 ELS FILMS DE LA RAMBLA S.A. ||  VENTURA PONS