An amusing minimalist frieze in fifteen episodes about human behaviour (Desire, Submission, Love, Jealousy, Wisdom, Honesty, Sincerity, Passion, Faith...) situated between two fantastic stories about Willpower and Doubt.

VENTURA PONS

1994
WHAT IT'S ALL ABOUT
WHAT IT'S ALL ABOUT

LAn amusing minimalist frieze in fifteen episodes about human behaviour (Desire, Submission, Love, Jealousy, Wisdom, Honesty, Sincerity, Passion, Faith...) situated between two fantastic stories about Willpower and Doubt.

 
WHAT IT'S ALL ABOUT
VO/

MAKING OF (V.O.)

 
WHAT IT'S ALL ABOUT

LA MIRADA LIBRE

Extracte del llibre d’Anabel Campo Vidal

Mientras estaba rodando Rosita, empecé a dar vueltas a El perquè de tot plegat. No me sentía bien con las comedias y quería cambiar. Creía que ya tenía suficiente oficio para hacer cosas personales en las que me implicara más como director y que debía intentarlo.

 

Siempre me había gustado muchísimo el mundo de Quim Monzó. Cuando sacó su primer libro de cuentos –“Uf, va dir ell”–, le propuse hacer un guión original: eran los tiempos en que todavía tenía esa manía en mi cabeza. Estuvimos trabajando en uno pero acabamos dejándolo, porque no nos satisfacía. Había ido siguiendo sus libros, buscando una buena historia en sus novelas, pero las encontraba muy difíciles de adaptar, pero yo sentía una gran atracción por sus libros de relatos. Quim es uno de los grandes maestros del relato corto contemporáneo. Cuando en 1993 salió El perquè de tot plegat, me entusiasmó. Si tanto me gustaban las piezas breves, podía intentar inventarme una película a partir de sus relatos cortos. Estructurar, dar continuidad y tener un discurso coherente, desde el punto de vista cinematográfico, utilizando diversos cuentos no es fácil, pero a mí, precisamente, me gustan las cosas difíciles. El placer de jugar con la estructura y de hallar una construcción narrativa diferente de la convencional.

 

En Bulgaria releí todos los libros de relatos de Quim y seleccioné los que más me gustaban, básicamente textos de El perquè de tot plegat y de L’illa de Maians. La gran mayoría eran historias realistas sobre problemas de relaciones humanas: comunicación, amor, desamor, deseo, encanto, desencanto. El tema de siempre de la pareja y de su realización, universal e inagotable. Había otros, pocos, escritos en clave fantástica y que también me atraían particularmente, aunque lo fantástico nunca ha sido mi fuerte. Los analizaré y me di cuenta de que dos de ellos representaban las dos caras de la misma moneda. “La micología”: el tema era la duda: un hombre va a buscar setas al bosque (la gran afición de los catalanes) y se encuentra con un gnomo que le ofrece todo, poder, gloria, dinero, pero él no sabe lo que de verdad quiere. Y en “La fuerza de la voluntad”, un individuo decide hacer hablar a una piedra y lo intenta de todas las maneras, la cuida, la mima, se la lleva a casa, pero no hay forma de que la piedra hable, hasta que, enfadado, la tira lejos y, cuando, tras volar sobre ciudades y montañas, cae al suelo, y la piedra habla: “¡pafff!”, con lo que el buen hombre logra su propósito. Me gustó el significado de ambas historias: voluntad y duda, presentes en la vida, en la creación, en el amor, en el arte. Fantástico: empezaría con la voluntad y cerraría con la duda para expresar, subliminalmente, la situación en la que yo me hallaba.

 

Me encontraba en un período de transición e iba a hablar de eso. Con las historias realistas armé el esqueleto interno que, conceptualmente, está ordenado con estructuras dramáticas diferentes. Utilicé y mezclé monólogos a cámara, dialogación tradicional, historias con voz en off, y vi que me salía una especie de friso minimalista (porque el minimalismo es la clave de la obra de Monzó) muy divertido. En el centro de la película, se halla la columna vertebral, la historia de la llamada telefónica; un ensayo sobre la confusión con el que me propuse un ejercicio sobre el eje cinematográfico. Jamás me lo salto, y aunque los actores nunca se vieron, siempre lo respetan. Cosas mías. Otras historias están repartidas simétricamente en el film, para equilibrar los distintos conceptos narrativos. Y cada vez que utilizo la misma forma o concepto dramático, varío el tratamiento. El placer por lo nuevo, por el no repetirse. En las tres historias en off, la de los vecinos con el telescopio es densa, morbosa; la de los amores de los jóvenes navego por la fábula buscando una ligereza “à-la-Rohmer” y el episodio de Rossy de Palma con el futbolista tiene un tratamiento más bien romántico. Era apasionante jugar con las variaciones concepto/tratamiento.

 

Cuando hablé con Quim, me dijo que era imposible, que no veía cómo se podían llevar al cine. Pero ya lo tenía todo pensado y le pedí que leyera mi propuesta. A los quince días se la llevé y empezó a verla con más claridad. Vino un par de veces al rodaje y cuando terminé el montaje y se la enseñé nos estuvimos emborrachando de alegría hasta las cinco de la madrugada en un bar musical pijo que, después de nuestra gloriosa cogorza, transformaron en local de ligue y alterne de mala nota.

 

Con El perquè de tot plegat tuve muchos problemas de financiación; quizás ha sido la película más difícil en ese sentido. Nadie entendía mi propuesta. Decían que era una película de sketchs y que no funcionaría. Les costaba entender mi concepto, mi placer por una narración libre: yo buscaba hacer volar a la gente, apoyado en unos textos maravillosos. Nadie creyó en la película; incluso un director de un canal de televisión autonómico me recomendó que siguiera con las comedias, pensaba que era lo mío. Pero como soy muy tozudo y estaba en un momento en que necesitaba hacer esta película o me moría de pena, puse la directa hasta que lo conseguí. Con la fuerza de voluntad y también con todas las dudas del mundo, tal como describía en la película.

 

El perquè de tot plegat es a la vez una reflexión sobre la vida y sobre el trabajo, en clave de entretenimiento. Esa película lleva muchas cosas dentro. Hay espectadores, los más, que van al cine y salen con la idea de que han pasado un buen rato: esto ya me sirve y lo encuentro maravilloso; otros profundizan en los temas existenciales, en la dificultad de comunicación: también me va bien. Desde mi punto de vista, la película va más allá: significa la necesidad de búsqueda de nuevos temas y conceptos narrativos que iban a llegar con mis próximas películas.

 

El perquè de tot plegat está hecha con la complicidad de muchos actores. Otra vez el gusto por la coralidad, eso es marca de fábrica. El rodaje fue bastante complicado, porque cada una de las quince historias tenía un reparto distinto y los actores trabajaban de uno a tres o cuatro días como máximo. Llegaban, componían el personaje y a la mañana siguiente ya estaban fuera. Tenía que ensayar con ellos por las noches y rodábamos durante el día. Era complicado para todos, ya que la película se filmó en cinco semanas y especialmente endiablado para los técnicos, un día nos pasábamos diez horas preparando un solo plano en travelling circular de cuatro minutos y medio con cuarenta posiciones de foco diferentes, a la mañana siguiente rodábamos un montón de planos con una historia muy fragmentada y a continuación, otro día, un monólogo a cámara. Uno lleva el concepto en la cabeza, pero hay que saber explicarlo al equipo para que vayan siguiéndote. Me siento muy satisfecho con esta película: si no fuera por mi voluntad no existiría, y me complace mucho enseñarla. Las películas son la mirada del director, que se autorretrata con su voluntad, su duda y su gusto; y con toda la sutileza y el encanto que le puedas encontrar.

 

Soy consciente de que no habría podido realizar esta película sin el bagaje del teatro y sin el oficio aprendido en todo lo que había hecho antes, principalmente las comedias tan denostadas por algunos. Me doy cuenta de que en mi vida siempre estoy buscando. Soy inquieto y me gusta cambiar, porque me produce placer sorprender y sorprenderme. Si no hay sorpresa ni riesgo, para mí no tiene sentido. Lo contrario de eso es el convencionalismo.

 

Una vez terminada, todo el mundo lo vio claro y fue un éxito muy grande de público. Digamos que es mi tercer ranking de audiencia en las salas. Me planté con la distribución en el resto del Estado. Tardé tres meses en estrenarla en Madrid, pero me dije que si no se pasaba también en versión original subtitulada, como las americanas, no quería que se estrenara. Me empeñé y el éxito les sorprendió. Yo creía en la pluralidad de las culturas de este Estado y en nuestro derecho de expresión, y en que hay gente que piensa y siente como yo. También creo en los cinéfilos, y los cinéfilos (yo me considero uno entre muchos) vamos a ver las películas en versión original. Y si las pasan dobladas, no vamos. Finalmente me encontré al otro lado del desierto, después de una larga travesía durante la cual tanto a mí como a parte de un público se nos había negado un elemental derecho de comunicación. Por el camino se perdió la posibilidad de enseñar y defender las versiones originales y la autenticidad de cinco títulos.

 

El perquè de tot plegat ha ido muy bien en todos los países en los que se ha estrenado, particularmente en Francia, donde estuvo medio año en cartel en París, así como en muchos otros países, desde Singapur hasta Dinamarca, pasando por Canadá. Incluso la Fox, como con Mari Pili, quiso comprar el remake, pero no llegamos a un acuerdo por la típica prepotencia de los americanos. Con el Premio Nacional de Cultura de la Generalitat me sentí muy contento.

 

Ventura Pons

 

 

 
WHAT IT'S ALL ABOUT

 

SCREEPLAY, DIRECTION and PRODUCTION

VENTURA PONS

 

Based on stories by

Quim Monzó

 

DIRECTOR OF PRODUCTION

XAVIER BASTÉ

 

MUSIC

CARLES CASES

 

PHOTOGRAPHY

CARLES GUSI

 

EDITOR

PERE ABADAL

 

ART DIRECTOR

ROSA ROS

 

DIRECT SOUND

DANIEL FONTRODONA

 

A Els Films de la Rambla, S.A. production.

 

 
WHAT IT'S ALL ABOUT
 
WHAT IT'S ALL ABOUT

Mannheim, Munich, Koln, Berlin, Bremen & Tübingen (Germany)

Osaka (Japan)

Stokholm (Sweden)

Montpellier, Dijon & Annecy (France)

Puerto Rico, Chicago, AC/Los Angeles & LC/New York (USA)

Montreal (Canada)

The Cairo (Egypt)

La Habana (Cuba)

Dublin & Cork (Ireland)

Milano (Italy)

Zürich (Switzerland)

Singapore (Singapore)

Warsaw (Poland)

London & Manchester (UK)

Bogotá (Colombia)

Brussels (Belgium)

Lisboa & Oporto (Portugal)

Santo Domingo (Rep. Dominicana)

Buenos Aires (Argentina)

Thessaloniki (Greece)

Zeeland (Holland)

Asunción (Paraguay)

Luxembourg (Luxembourg)

Valdivia (Chile)

Caracas (Venezuela)

Tel-Aviv, Haifa & Jerusalem (Israel)

Istanbul (Turkey)

Buenos Aires (Argentina)

Montevideo (Uruguay)

Huesca, Cadiz, Peñíscola & San Sebastián (Spain)

Belgrade (Serbia)

Mexico D.F. (Mexico)

Instituto Cervantes (Argelia)

 

Awards:

Ventura Pons, winer of the National Film Award from the Catalan Government.

Best Film (Peñíscola Film Festival).

Sant Jordi Awards: Best 1995 Spanish Film.

Actors and Directors Association Awards: Jordi Bosch (Best Actor) and Anna Lizaran (Best Actress).

Butaca Awards: Best Film, Jordi Bosch (Best Actor), Rosa Gámiz (Best Actress).

Nominations 1995 Goya Awards: Ventura Pons (Best Screenplay), Carles Cases (Best Music)

 

 
WHAT IT'S ALL ABOUT

1. DLA MAGNITUT DE LA COMÈDIA

 

Els contes de Quim Monzó acostumen a organitzar-se com a demostracions distants i desapassionades d'alguna cosa que mai no és directament pronunciada, però que l'impecable mecanisme narratiu dels relats posa de manifest. Els contes -bàsicament escrits en present- no diuen, mostren: és el seu caràcter concret i no especulatiu el que els converteix en eminentment visuals, fin i tot quan ressegueixen el fil d'un pensament, dibuixat en el cap del lector com una nítida radiografia. Es mèrit de Ventura Pons haver deduït, d'aquest singular caràcter visual, el component cinematogràfic dels textos.

 

L'adaptació que ens proposa el director de Què t'hi jugues, Mari Pili? no pretén mai aportar-hi noves intencions, sinó servir nítidament les històries a través d'una controlada realització. Quinze han estat els relats triats, caracteritzats tots pel denominador comú de la construcció i desconstrucció de la parella, malicioses relectures en clau contemporània del vell motiu de la volubilitat dels sentiments, i també -com bé apunten des de pols oposats el pròleg i l'epíleg- desmitificacions constants de la utopia de la felicitat, que el ser humà es resisteix a definir de manera concreta, i que ni tan sols sabria identificar si algun cop es produeix davant seu.

 

La coherència final de la pel.lícula demanava la superació d'un darrer repte: fer, de l'antologia de quinze contes, alguna cosa més que un encadenat de curtmetratges. També en aquest sentit la proposta es revela eficaç: no assistim a la fragmentació destructiva d'un tot, sinó, ben al contrari, a la constitució d'aquest tot a partir del fragment. Si el públic remuta sense cap problema (i catorze vegades!) el dictat monòton de tornar a començar, no és tan sols pel bon gust de boca que li ha deixat la peça anterior, sinó pel plaer d'assistir al progressiu desplegament d'un tapís únic, que la càmera de Ventura Pons ha recorregut mil.limètricamente seguint els dictats essencials de l'autor. En perfecta simetria amb la moral d'aquest, el riure eventual i el somriure constant no són, en aquest film, un objectiu, sinó una saludable conseqüència.

Xavier Pérez

Avui

 

What it's all about is not just the best film of (Ventura Pons') career but a splendid, knowledgable lesson in creative craftsmanship... a film syntax which reaches its purest expression.It may be that, whether deliberately ot unconsciouly, Ventura Pons has been years preparing this risky but exciting visual transcription of Monzó's texts. And that during that time he has learnt from his own hits and misses and has achieved, finally, the superior work -fresh as Ocaña but shaped with the craftsmanship and wisdom only accumulated over time-, that this splendid mosaic called What it's all about represents.

 

Lluis Bonet

La Vanguardia

BRILLIANT TAPESTY OF LIFE

What it's all about, 15 slices of life, mouthfuls of reality full of humour, sarcasm and irony which drink from the unclassificable inspiration of Quim Monzó and which the director - and here respectful scrptwriter- Ventura Pons returns to the audience in the form of a brilliant film, not only, and by far, the best of his films to date, but probably the most accomplished of all Catalan cinema in quite some time. With considerable humility, but also with skill... Pons dedicates himself to several stories which, though totally unconnected to each other, end up weaving a tapestry whose resulting image portrays sentimental relationships, desire, jealously. What it's all about is an excellent film not only because its plot is original, witty and well-written, but above all because Ventura Pons has been able to hit the nail on the head in its visual representation... But the artistic success of the film lies in the decisive contribution of some splendid actors in the interpretation of their characters, the director drawing the best from them at all times. It is a delight to see two actresses like Lizaran and Novell embroider their brief, nuance-laden monologues, this being just one example of many -of some 30, in fact. Pons is confortable with the raw material of his work, and this is clear to see.. He has placed his bet on a story with appeal, quality and interest and the bet has paid off well: he too, luckily, seems to be "condemned" to the favour of the public.

M. Torreiro

El País

(...) Cette adaptation de 15 courts récits de l'écrivain catalan Quim Monzó est impeccable d'originalité et de drôlerie. Enchaînant les situations (...), Ventura Pons fait montre d'une belle palette réalisatrice pour les mettre en images, bien aidé par une ribambelle d'acteurs et d'actrices aussi agréables à regarder qu'à entendre. Soit une comédie catalane aussi savoureuse que la crème du même nom. D.

Premiere

Olé, olé! (...) il faudrait voir à ne pas oublier le nom de Pons. Ce chenapan de catalan, connu des festivaliers du monde entier, vient, en effet, de sortir de son chapeau de cinéaste-magicien, quinze tranches de vie épicées de réalisme et lardées d'un humour corrosif. Adapté des nouvelles de Quim Monzó, Le comment et le pourquoi de Ventura décline de manière percutante et avec ironie, virtuosité, sensualité, originalité, amusement, les frustrations, les contradictions, les dérapages, les soubresauts et autres rapports sentimentaux. (...) G.D.

Figaroscope

Rire de mort. L'énigme de ce film en quinze sketchs du cinéaste catalan Ventura Pons est une série de nouvelles de l'auteur non moins catalan Quim Monzó. (...) C'est avec bonheur que V. Pons les a mis en scène. (...) On passe d'un sketch très Pedro Almodovar (acteurs, langue, humour kitsch, glissement vers le mélo) à un autre qu'aurait pu signer Alain Resnais (anticipation réaliste, mystère surgi du quotidien, effets de montage alterné, obsédants travelling avant, fixation sur des objets ou des lieux insolites). (...) Tout en traitant de sujets a priori aussi différents que l'honnêteté, la compétition ou la foi, le film finit par s'aligner sur un seul thème: le constat de l'absurdité de la vie, dominée par la mort et l'absence d'amour. Si l'on ne peut masquer la sinistrose sous-jacente (un monde paranoïaque et pervers qui pourrait renvoyer à Kafka ou, moins glauque mais tout aussi angoissant, Borges), elle est dynamitée par un humour énergique qui rend le film finalement plus roboratif que déprimant. (...) Tout est drôle, mais tout est terrifiant. L'un comme l'autre nous le montrent de la plus convaincante des façons: en faisant basculer n'importe quelle situation, même la plus banale, dans un rire qui fait réfléchir. Olivier Nicklaus.

Les Inrockuptibles

Sexe, mode d'emploi catalan. (...) film séducteur et intempestif, (...) Le comment et le porquoi n'est pas qu'un objet esthétiquement malin. C'est un ovni souvent indécidable, qui insupporte et ravit, agace et puis intrigue, attire et repousse. Par exemple: le filmage. D'emblée, Ventura Pons installe une bonne fermeté à sa mise en scène. (...) Le comment et le pourquoi peut se siroter sans conséquence, comme un film apéro, liquide et frais, libertin et papoteur. S'il n'est traversé d'aucune question existentielle sur la notion de cinéma littéraire ou de littérature cinématographique, il parle assez bien du couple contemporain, prouve une assez belle maîtrise du langage off et relance avec humour les mystères humains dont nous n'accepterons jamais l'énigme éternelle. Car pour ce qui est de nous dévoiler le secret des choses, Ventura Pons et Quim Monzó ne se sont pas mouillés: au terme de la charmante promenade, la question du comment et du pourquoi reste entière. Olivier Séguret.

Libération

Tout l'humour catalan dans Le comment et le pourquoi. Désopilant! (...) Filmé par Ventura Pons, cela donne un film en miettes délicieuses où les ambigüités en abyme de l'échange des corps et des âmes sont mises en scène à chaque fois de façon différente. (...) Si vous aimez Kaurismaki ou Van Warmerdam, Woody Allen (encore lui!) ou Dino Risi, Guitry, Rohmer et Desproges (entre autres), lisez Quim Monzó et dégustez (à deux de préférence!) Le comment et le pourquoi. L'humour catalan existe, c'est la bonne nouvelle de la semaine, sinon de l'année. Philippe Collin.

Elle

 

A Fifteen comedies in one: who offers more than that?

A definitive success. Pons hasn't allowed any aspect of his film to drop beneath the standard of its outstanding literary support: an enormous -in both quantity and quality- cast of actors, magnificent photography, unique music and elegant, carefully calculated directing, varying in fluidity and tone with each episode. Hats off to the circular movement with which he narrates "Faith", to the twin-styled segments featuring Anna Lizaran and Rosa Novell, to the sumptuosness with which he resolves "Competiton", to his use of narration.. In short, fifteen little masterpieces.

Jordi Batlle

Caminal

Le film consacre la rencontre de deux figures de la culture catalane contemporaine, (...) l'écrivain Quim Monzó, auteur-culte de la post-modernité amoureuse et le cinéaste Ventura Pons qui, de film en film, traque frénétiquement le même insaisissable objet: la libido, ici évoquée en adaptant quinze nouvelles de l'écrivain. (...) Pons décline les virtualités du désir humain, dont on sait que l'accomplissement sonne le glas. Du sadomasochisme sentimental aux faux-semblants virtuoses d'une conversation téléphonique en passant par la complainte farfelue de l'amant à l'époux, tout l'intérêt de l'exercice réside dans ses cruelles variations. (...) Jacques Mandelbaum.

Le Monde

One of the most pleasant surprises of the new year has, without a doubt, been the release of Ventura Pons' latest film... he not only directs the best film of his career but also regains his good judgment in the direction of actors...and revels in a staging which is elegant as it is functional. An absolutely recommendable film.

Jorge de Cominges

Fotogramas

Ventura Pons proves to be an elegant director, of simple and fluid narrative solutions - as evidenced in the planning he implements in the episode titled "Compenetration" (a long, exciting telephone charged with ambiguities) which unfolds to the rhythm of the conversation; or in the long, explicit circular tracking shot of Silvia Munt and Ramon Madaula in "Faith"-, possessing and admirable ability to direct actors. This quality, already marked in Damn Misery, is cristalised in What it's all about, where no fewer than thirty-six performers -all magnificent, though one cant't help but mention the monologues of Anna Lizaran and Rosa Novell-, have been directed impeccably by Ventura Pons.

A daring and ambitious film, What it's all about is both an interesting and satisfying proposition, replete with excellent moments, in which the cinematographic fibre of the director is revealed in full force. Ventura Pons has undertaken a great commitment: he can never again lower his standard.

Ruiz de Villalobos

Imagénes de Actualidad

Please reload

 
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2015 ELS FILMS DE LA RAMBLA S.A. ||  VENTURA PONS